Una cultura del femicidio

Una cultura del femicidio

Las víctimas del feminicidio mayormente, son víctimas de desigualdad social.

Micaela De Osma es la víctima de su esposo Martín Alonso Caminoviolencia contra la mujer Forsyth, en su narración para un medio televisivo nacional refiere que su esposo llegó por la tarde a su casa en estado de ebriedad y al parecer bajo efectos de algún tipo de droga. Ingreso de forma brusca a la habitación donde ella se encontraba y la empujo hacia la cama, le pidió su celular y ella por temor se lo dío. luego el puso un cuchillo en la garganta (según narraciones de ella) y la amenazó con matarla si no le daba la clave del celular, ella accedió a brindarle la contraseña y al notar que su victimario se distraía salió corriendo a la vía pública. Camino Forsyth, la alcanza (ahí inicia el video), la arrastra por la vía pública y la lleva en dirección a su casa. Una vecina del mismo edificio graba lo sucedido y ella enfrenta al sujeto y este la deja suelta a la víctima al borde de la escalera.

Este es un caso más de intento de feminicidio de lo 156 de lo que va del año.

Según estadísticas del INEI el 68% de mujeres han sufrido violencia física, sexual o psicológica en el 2016. En las estadísticas del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables figuran hasta el mes de agosto 82  víctimas de feminicidio y solo 11 de ellas sucedieron en el mes de agosto. ¿Estamos reduciendo estas cifras?

En una entrevista a Aníbal Sánchez, jefe del INEI, refirió que la cifra de violencia a la mujer ha venido reduciéndose, del 70%. del 2015. Una encuesta concluye que en un 44,1% de los casos, las víctimas de violencia buscaron ayuda en circulo familiar. El 35.7% acudió a la madre, el 19:2% a alguna amiga o vecino, el 16.2% al padre. En relación, Sánchez indicó que hay que generar un proceso educativo para realizar las denuncias, las acusaciones no hechas generan impunidad.

Sistematicidad de los feminicidios:

No solo existen motivos personales, si no también hay formas estructurales globales, que influencian o tratan de determinar un rol hacia los hombres y las mujeres. Estas estructuras pueden ser religiosas o políticas que al fin conllevan a ver como una surbornicadación a las mujeres, haciéndolas notar como objetos sexuales y débiles.

La desigualdad social que existe y que se ha formado en los últimos años entre ambos sexos, es lo que ocasiona cifras tan alarmantes y nos detiene a pensar quien será la próxima víctima ¿nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras hijas?

Las causas del feminicidio, según la psicología son diversas: entre esas control de tiempo de sentimientos, infidelidad, machismo, el instinto de posesión y de superioridad. Una forma de enfrentarlas es haciéndose respetar y estar alerta a cualquier tipo de violencia, como una broma de tus logros, una humillación, empujón o una bofetada. La violencia física es la el antecedente de un feminicidio, no es una condición permanente es transitoria y lleva a la muerte.

Compromiso social:

Para los que tenemos un compromiso social y ético para con las mujeres que sienten que han vulnerado sus derechos, nos causa un daño emocional que nos pone a pensar, que todas estamos en el mismo riesgo. Que en cualquier momento podemos ser una víctima más de feminicidio y todo por normas sociales y figuradas que degradan el hecho de ser mujer.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *